lunes, 12 de agosto de 2013

Blogueando muy poco

Bloguear (o escribir en el blog) cuando una va de culo no es fácil.
Literalmente, y sé que suena a excusa, no tengo tiempo.
Entre el trabajo, Maya y la casa (y un poquito de vida social) la verdad es que no llego a más. Pero no quiero cerrar el blog, porque de vez en cuando tengo el lujo de poder pasarme por él y leer tantas historias y cosas por las que he pasado.
Es como volver a un álbum de fotos olvidado debajo de la cama y de pronto, ver todos esos momentos: ¿Te acuerdas de aquel momento? Jaja, sí! ¿Y de cuándo pasó aquello?

Voy a intentar recuperar un par de posts que debería haber publicado mucho antes.

Así cuando mi audiencia de lectores españoles (que son por los que empecé escribiendo) vuelvan de sus vacaciones de Agosto, encontrarán algo que leer.
Yo me disculpo, de verdad - mi vida es más plena y ocupada que nunca, y soy más feliz que nunca, así que quiero compartirlo en la medida en la que pueda.