viernes, 9 de marzo de 2012

La pesadilla de escoger carrito

Madre mia, que lío.
Hay millones de carritos de bebé en el mercado - millones.
* Más ligeros que suelen ser más convenientes para pasear por ciudades, o más pesados pero más resistentes, pero no tan convenientes a la hora de tener que meterlos en el coche.
* Con 4 ruedas, normalmente de uso en zonas urbanas, o con 3 ruedas, para pasear por el parque, zonas sin asfaltar o incluso con los que uno puede salir a correr, con suspensión delantera o trasera.
* Con bolsas para la compra más grandes o más pequeñas.
* De 300$ o de hasta 1200$.
* Con accesorios y sin ellos: cubierta para la lluvia, relleno de lanita, sujeta-botellas, moisés para recién nacidos, freno de mano, de pie, segunda sillita para otro niño, incorporación de multi-viaje para la sillita del coche....

ESTO ES UNA LOCURA!!




Asi que tengo una lista de requerimientos para hacerme la vida más fácil:

  • Tiene que tener 3 ruedas - esto es necesario porque Paul quiere salir a andar con el carrito por el parque al lado de casa (que tiene caminos sin asfaltar) y si puede ser, que permita el poder correr un poquito (sin hacer maratones).
  • Las ruedas no pueden ser de plástico o duras (tienen que ser de aire o silicona, porque si no, no se puede correr/caminar con el carro).
  • Tiene que ser relativamente ligero - no más de 12kgs o así (y si puede ser menos, mejor).
  • Tiene que tener un precio razonable - nada de 1,200$ (600$ máximo).
  • Tiene que poder acoplar un moisés de recién nacido para poder llevar a la Garbancita de paseo durante los primeros 3-4 meses.
  • El manillar tiene que ser ajustable porque yo mido 1,68 cm y Paul mide 1,85 cm. 
  • Tiene que tener una bolsa para meter la compra.

2 comments:

Anónimo dijo...

Ai, tati, el mundo del carrito es todo un mundo!!!! Me acuerdo aun cuando yo estaba escogiendo el carrito para Miquel..... que estres!!! Al final opté por uno que cerrase en modo paraguas, este es otro punto importante, que tu no has contemplado.. el cierre y las dimensiones del carrito. .. yo queria que tambien pudiese entrar en mi Seat Ibiza. ... es un lio lioso.

un besote
isa s.f.

Madre primeriza dijo...

Nosotros también hicimos esa lista, con el inconveniente de que nos dejamos lo más importante: el carrito debe ser reversible, para que el bebé nos mire hasta que se atreva a ir mirando hacia la calle. Desgraciadamente, compramos un carro con unas ruedas fantásticas, un mango súper ajustable, un peso relativamente ligero y un modo de plegado bastante majo. ¿Resultado? Emma jamás de los jamases aceptó ese carro. ¿Solución? Comprar otro reversible. Sí, hija, tuvimos que comprar otro carro cuando la niña tenía cuatro meses y, para colmo, es el anticarro: con un mango bajo y unas ruedas súper ruidosas. Así que después de nuestra experiencia y todo el dinero invertido, os sugiero de todo corazón que añadáis a vuestra lista que el carro de vuestra vida sea reversible. ¡Un beso!