miércoles, 4 de enero de 2012

Embarazo - Primer Trimestre

Ya estoy a 20 semanas, en el ecuador del embarazo.
Quién diría que parece que haga sólo unos días que nos enteramos de la noticia, y ya estamos en la semana 20!
La verdad es que las primeras semanas no se me pasaron rápido, y ahora están volando.
Y antes de olvidarme, quería hacer un sumario de las cosas que he sentido y he aprendido durante las primeras 14 semanas (oficialmente el Primer Trimestre).
  • Cada mujer es un mundo, no intentes comparar tu embarazo a ninguno otro
    (ni siquiera al de tu hermana gemela).
    Por un lado, yo (por ejemplo) tuve náuseas desde la semana 6 a la 14 - no demasiadas, pero suficientes para sentirme en un estado de resaca continua.
    Por otro lado, empecé a sospechar el embarazo porque me aumentó el pecho muchísimo enseguida. Asi que tengo una delantera... madre mia. Otras mujeres tienen náuseas enseguida, o les duele la espalda, etc.

  • Las náuseas son horribles pero no matan a nadie, hay formas de superarlas.
    Estás en un estado continuo de resaca, pensando que vas a vomitar. Lo mejor es vomitar y punto, si es que de verdad no puedes aguantarte.
    Pero remedios para evitar las náuseas incluyen el gengibre (pastillas, té o bebidas refrescantes de gengibre) y también evitar tener el estómago vacio.
    Yo, por ejemplo, tuve náuseas casi siempre por la noche y también ardor de estómago.
    Empezaron a desaparecer a la semana 14, lentamente.

  • Es posible llorar y reir al mismo tiempo.
    Yo la verdad es que no me he notado mucha alteración hormonal, pero es cierto que cuando estás embarazada sientes un cierto desbalance emocional.
    ¿Pero qué me pasa? ¿Por que estoy llorando ahora?, son preguntas que me hice durante el primer trimestre.
    Un día viendo un programa de TV de osos polares, otro día en la clase de gimnasia encima de la bola hinchable, ... En fin, una locura.

  • Ascos, caprichos, y olores - tendrás nuevas sensaciones.
    Cosas que antes te encantaba comer puede que te den asco durante el embarazo.
    A mi me pasó con el pescado. Oler pescado y tener que correr al baño - literalmente! Todavía no he logrado superarlo.
    De pronto te apetece comer cosas que antes no te gustaban tanto - yo tuve esa experiencia con el pan sobretodo, y me apetecía queso fundido, olivas y patatas fritas.
    Sanísimo todo, vaya. :)
    Por ultimo, mi sentido del olfato se ha multiplicado por 5 (o por 10, con el pescado!). Puedo oler cosas que otros parecen no notar, como el perfume del dependiente en la tienda (o el olor-a-pies), canela a 40 metros de distancia, o pescado a tres pueblos más allá.

  • No te ves embarazada, te ves simplemente gorda.
    Durante las primeras semanas, se me ensanchó la cintura (entre otras cosas, por comer tanto pan y tanto queso fundido) y te ves hinchada.
    La barriga está flojona, sin forma, y te sientes como una bola de carne con patas (que además también se han engordado).

  • El exceso de almohadas ayuda para dormir.
    Con el ardor de estómago la verdad es que dormir era un poco complicado a partir de la semana 6, sobretodo dormir sobre mi espalda o boca abajo (posiciones favoritas hasta los 33). Dormir de lado con un almohada entre las piernas ha sido un consuelo, y parece que lo llevo bien por ahora.

  • Millones de consejos de todo el mundo.
    No hagas ejercicio, a mi no me fue bien... Haz ejercicio, es lo mejor que puedes hacer. No comas embutido... Come embutido. Cada dia, tómate unas gotitas de aguarrás o tonterias como esas...
    No le hagas caso a nadie - píllate un buen libro, y preguntále tus dudas al ginécologo. Todo el mundo tiene la mejor intención, está claro, y de ahí los consejos... pero madre mía las tonterías que una llega a escuchar. Escucha a tu cuerpo, y si crees que es bueno para tí hacer ejercicio hazlo - no dejes que te juzgue nadie, solamente preócupate por tu salud, y antes que nada, la de tu bebé.
    Ni caso a los millones de consejos que recibirás.

    Yo por ejemplo, he dejado el café pero el día que me apetece realmente, me tomo uno (o pido uno descafeinado). Voy a clase de gimnasia 2-3 veces por semana, y me encuentro mucho mejor por ir. Y también me he comido un par de trocitos de jamón serrano (o prosciutto) cuando me apetecía mucho mucho mucho.
    He evitado las mayonesas o cualquier producto con huevo crudo, el alcohol, los quesos blandos, y también me aseguro de que las carnes rojas y el pollo estén bien cocinados antes de comérmelos.
    A otras mujeres les apetece beberse una cerveza cada día y se la beben. A mi no, todo con moderación yo creo.
Y eso es todo, seguro que me acuerdo de más luego.
Tenía planeado hacerme fotos pero la verdad es que no me apeteció porque la barriguita no era prominente (simplemente ancha) y no me apetecía promover mi figura en esos días. Ahora ya si se nota, asi que iré poniendo unas cuántas.

1 comments:

monica dijo...

Eso, eso, fotos! k pesada soy!