lunes, 19 de abril de 2010

El que no llora, no mama

Literalmente.
Si no lloras, no mamas.

Ya estoy en Sydney, y todo lo que nos podia pasar nos ha pasado:
  • El taxista ha llegado tarde,
  • Ha habido el carabanon del siglo para llegar al aeropuerto a las 6 de la mañana (hemos tardado mas de 50 min en llegar, cuando normalmente son 20 minutos)
  • La compañia de vuelo nos ha enviado a la taquilla equivocada,
  • Hemos perdido el vuelo,
  • Nos querian hacer pagar (pero me he quejado a lo grande) por su equivocacion
  • Hemos llegado al hotel y las habitaciones de 150 Eur eran la mierdilla mas grande del mundo (pero me he quejado) y nos han enviado a otras mucho mejores.
Y si no me llego a quejar, tenemos que pagar por su equivocacion y quedarnos con unas habitaciones ridiculas.
Hay que ver... que uno tenga que quejarse tanto para que le den lo que es suyo. No es justo, no?

El dia ha ido arreglandose (menos mal!) y la sesion de la tarde ha ido muy bien.
Hemos estado cenando en un sitio bien estupendo del puerto que se llama Bungalow.
Y ahora, de vuelta en la habitacion y trabajando un poquito.

2 comments:

monica dijo...

Qué razón tienes, y qué triste que sea así,en fin!

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón!!!
Que paguen los del hotel la caravana de 50 minutos y el retraso del taxi!!

jejeje