viernes, 30 de enero de 2009

Dos patitos y sabiduría

Un estudio reciente ha declarado que los jóvenes no empiezan a apreciar a sus padres hasta que cumplen 22.

Durante los primeros 21 años de tu vida, lo sabes absolutamente todo. Pero algo sucede cuando llegas a los dos patitos.

De repente tu vida es más compleja que lo que ha sido tu duda existencial del día: ¿Me seco el flequillo antes o después de cenar?

Tu confianza empieza a perder aceite y una mañana te levantas y de pronto quieres consejo paternal/maternal: "¿me compro un piso? ¿te cae bien mi novio? quiero irme de vacaciones, ¿que te parece?"

Dicen que es ley de vida, un dia volvemos a apreciar a nuestros padres y su consejo. Yo soy testigo.

2 comments:

EDUARD dijo...

No sé si es ley de vida o es que nos vamos preparando para lo que harán nuestros hijos con nosotros... Pero tienes razón, quizás de mayor se aprecia más tener una familia en la que apoyarse en los momentos malos y que celebre con uno los buenos.

Anónimo dijo...

Mmmm... estoy medio de acuerdo. Creo que no es algo que pase de un día para otro, pero sí es verdad que cuando cumples 22 empiezas el camino... yo ahora con 23, estoy en ello... caminando... y el camino termina definitivamente cuando te vas de casa. Ya te lo diré en unos mesecitos!!